La verdadera Dakota Rose

Se revela el verdadero aspecto de ‘la Barbie real’.

Dakota

Salvo que hayas estado viviendo bajo una roca (o simplemente no pases tanto tiempo en internet y tal vez hagas cosas más provechosas…), habrás oído hablar de Dakota Rose, de pseudónimo ‘KotaKoti’ o al menos, habrás viso una foto, de las muchas que ya han dado la vuelta al mundo.

Y habrás pensado lo que pensaron millones de personas: ¡la chica parece una muñeca! Y luego, ¿quién demonios es este ser tan perfecto? Poco se sabía ampliamente de Dakota. En sus videos de YouTube (donde enseñaba peinados) en un comienzo no hablaba, y su blog eran sólo fotos de ella, mostrando distintas ropas bonitas y su bello y perfecto rostro.

Entonces se comenzó a especular. Mientras tanto, la nena cada vez tenía más admiradores y por supuesto, detractores. Sin embargo, un cierto nicho de gente reconoció a KotaKoti de años pasado, cuando tenía un aspecto muy, muy diferente. Resultó ser que Dakota es la hermana menor de Kiki Kannibal, una otrora ‘reina del Scene’, de hace varios años atrás. Dakota en ese entonces seguía los pasos de su hermana, aunque con mucha menor fama y menos admiración, viviendo bajo la sombra de Kiki, en los gloriosos días de MySpace.

Pasaron los años y Dakota se trabajó un nuevo aspecto; dejó el scene atrás, se dejó crecer un cabello más natural, adquirió ropa más adorable y un maquillaje y técnicas fotográficas que la acercaban más al mercado asiático, pues parecía una muñeca anime. Con eso, consiguió mucha atención en China y por supuesto, Japón. Mientras, también conseguía la atención de la gente que la conocía de años atrás, quienes se preguntaban cómo podía haber cambiado tanto; hacían verdaderas vivisecciones de cada fotografía suya, analizando el uso de maquillaje, pestañas postizas (que Dakota negaba vehementemente), lentillas (también negadas hasta el final) y por supuesto, el amigo de toda chica desafortunada, Photoshop.

Pero la cosa es que la vida de Dakota estaba cambiando. Ganaba cada vez más fama, esta vez separada de su hermana Kiki, sus fotos y videos salían en noticieros y pasquines extranjeros (a veces en tono de burla, como ocurrió en Francia) y eventualmente, tras meses de e-fama, Dakota obtuvo lo que deseaba: ser fichada por la agencia de modelaje japonesa Bravo.

Bravo ha parecido extrañamente excitado de tener a Dakota entre sus filas. Incluso se saltaron muchos de los pasos que toma fichar para una agencia. Vamos por partes: ella ni fue a Japón para ser fichada, ni realizó una audición, como tantas otras modelos. Lo que hizo fue enviar sus fotos a la página de la agencia. Fotos que ella misma tomó y editó. Claro, se veía un poco más natural, pero era sólo un Photoshop menos exagerado, dijeron los escépticos que ahora era cada vez más.

Supuestamente después de enviar tus ‘polaroids’ a una agencia, te invitan para una audición (gastos pagados por ti); asistes sin maquillaje, más un portafolio. La misma agencia te toma fotos, te entrevista, te toman fotos en bikini, te miden, deciden si de verdad te quieren en su agencia y luego viene el contrato y suben tus fotos a su página o portafolio online. Ese es el conducto regular, pero no fue así con Dakota; sus fotos aparecieron inmediatamente en la página de Bravo (fotos que reitero, tomó ella misma), la invitaron a Japón y comenzaron las sesiones y apariciones televisivas. Incluso se firmó el contrato antes de que aterrizara en la tierra del sol naciente. Nos hace preguntar, ¿La quieren porque tiene fama online o porque realmente tiene potencial de modelo?

Pero la cosa es que su aparición televisiva, la cosa que tanto sus fans como detractores esperaban con más ansias, pues todos querían saber cuál era su verdadero aspecto, fue capturado por un anónimo y luego subido a YouTube, donde se esparció como fuego. En mi humilde opinión, la chica es bonita. Pero claro, ni sombra de lo que nos mostró con Photoshop. El problema es que la nena creó una ilusión de sí misma y claro, al ver su verdadero rostro, el contraste ha sido demasiado y muchos ya la han catalogado incluso de fea, debido a la comparación entre esta elfa diosa Barbie que se creía que era y la un poco más triste realidad. El video ha sido eliminado, pero el daño ya está hecho.

Los viejos adagios suelen ser perfectos para momentos como éste: no todo lo que brilla es oro y por supuesto, la perfección no existe. Por supuesto, la misma Koti ha subido una versión editada y ligeramente mejorada del video a uno de sus canales de YouTube, pero ya es tarde. La verdad ha sido expuesta. Un consejo para la bella Dakota: lo que se hace en la oscuridad, siempre sale a la luz.